Inicio / Sala de prensa / Nota de prensa Grabación de "Espiña de Toxo"

BUSCAR

FILTRAR

ÁREA
FECHA

Memoria Anual 2015

Memoria corporativa y ediciones anteriores

SUSCRIPCIÓN AL NEWSLETTER

Reciba en su correo toda la actualidad de la Fundación Barrié

Suscribirse

CONTACTO DE PRENSA

Suzana Mihalic
Directora de Comunicación e Imagen Corporativa


T. +34 981 060 091 / 659 459 030
smihalic@fbarrie.org


La Fundación Barrié recupera y digitaliza material inédito de Manuel María, poeta homenajeado este año

13-05-2016

  • El Portal das Palabras forma parte de una iniciativa de la Real Academia Galega y la Fundación Barrié para la modernización del trabajo lexicográfico y la popularización del léxico de nuestra lengua y los contenidos son responsabilidad de la RAG, mientras que el desarrollo técnico se hace conjuntamente con la Fundación Barrié.
  • El Portal das Palabras, una iniciativa de la Real Academia Galega y la Fundación Barrié para la modernización del trabajo lexicográfico y la popularización del léxico de nuestra lengua, es la plataforma en la que se da a conocer documentación inédita de Manuel María.
  • La documentación inédita se compone de grabaciones sonoras inéditas del poeta recitando sus propios poemas y los de otros autores así como el audio del estreno de la obra As aventuras e desventuras dunha espiña de toxo chamada Berenguela, estrenada en Monforte de Lemos, Plaza de España nº 19 (a punto de entrar en el verano de 1976).
  • Estas grabaciones son posibles gracias a la cesión de la familia de Lutgarda González González y Alfonso Rodríguez López..

Alfonso Rodríguez, Lutgarda González, Saleta Goi, Manuel María y Darío Xohán Cabana en los años 70
© Foto cedida por la familia de Alfonso Rodríguez

A Coruña, 13 de mayo de 2016. –  La Fundación Barrié recupera la grabación histórica de As aventuras e desventuras dunha espiña de toxo chamada Berenguela. Se trata de una grabación sonora para el teatro de marionetas para el que la obra fue creada y donde fue estrenada en los últimos meses del curso escolar de 1976. Además de esta grabación que se puede escuchar desde hoy en la web del Portal das Palabras, proyecto común con la Real Academia Galega, la Fundación Barrié ha digitalizado y pondrá a disposición de todo el mundo la grabación inédita de una pequeña selección de poemas de Manuel María y de otros poetas recitados por él mismo. Estas grabaciones son posibles gracias a la cesión gratuita de la familia de Lutgarda González González y Alfonso Rodríguez López, abogado de Monforte de Lemos con quien Manuel María compartió, durante duros y al mismo tiempo ilusionantes años, amistad, trabajo profesional y el anhelo de una Galicia mejor. Ellos y Nati Rodríguez López y Carlos Rodríguez Otero fueron los improvisados actores que pusieron voz a la obra que se representó por primera vez en Monforte de Lemos en el número 19 de la Plaza de España.
 
Manuel María y el teatro

La producción dramática de Manuel María fue extensa, con más de veinte obras publicadas –premiadas en repetidas ocasiones–, varias que quedaron inéditas e incluso una adaptación al teatro de un poema de Blanco Amor. Comenzó en 1957 con el Auto do taberneiro e incluyó varias obras dirigidas a público infantil, entre las que destaca, por sus muchas representaciones en el ámbito escolar, As aventuras e desventuras dunha espiña de toxo chamada Berenguela.

En esta pieza breve podemos ver temas como la libertad del individuo, la denuncia del autoritarismo y el abuso de poder o la discriminación del diferente, sin perder por ello un tono idóneo para el público infantil, acorde con la concepción general del teatro que tenía Manuel María, quien veía en este género un instrumento de una enorme potencialidad educativa.
 
¿Cómo surge la historia de Berenguela?

Así como hiciera Lewis Carroll con su Alicia, Manuel María escribió la pieza de la Berenguela pensando en los hijos de la familia monfortina Rodríguez González, con la que tenía una estrecha relación, para ofrecérsela como regalo. A Manuel María le llamaba la atención un pequeño teatro de marionetas, construido por Alfonso para entretenimiento e ilustración de sus cuatro hijos, y les prometió una obra original que pudiesen representar en aquel escenario artesanal. Ahí nacieron las Aventuras e desventuras dunha espiña de toxo chamada Berenguela, en el año 1975, que se estrenarían en el verano siguiente en aquella casa.
 
Así nos lo cuentan los hermanos para los que Manuel María escribió la obra

“Cuando el mayor de nosotros contaba cinco años y la más pequeña todavía no había nacido, nuestro padre nos hizo un regalo maravilloso: un pequeño teatro de marionetas construido por él mismo para la galería que llamábamos del Sol e que era muchas veces el único refugio posible durante aquellos inviernos de Monforte. Nos dijera que se trataba de un televexo que tiene la gran ventaja de que allí puedes decir lo que te da la gana, pero con un único límite: en él las mentiras huelen mal.
 
Fue ese mismo año cuando Manuel María, que se hizo procurador en el despacho de nuestro abuelo y pasó la mayor parte de su carrera al lado de nuestro padre, amante como él del teatro, ofreció un nuevo regalo:  As aventuras e desventuras dunha espiña de toxo chamada Berenguela, escrita específicamente para aquel pequeño teatro.
 
Al año siguiente, en 1976, y acabando el curso escolar, cuatro personas, que eran nuestros padres y nuestros tíos, se pusieron manos a la obra y con un magnetofón de bobina abierta, un tocadiscos que por aquel entonces recibía normalmente el nombre de picú, toda la discografía disponible en nuestra casa junto a algún disco prestado para la ocasión, grabaron la banda sonora que serviría para el estreno días después.

Esa porción de verdad que es la Espiña de Toxo, nada ajena a los autos y oficios que tanto Manuel como Alfonso manejaban diariamente, se estrenó finalmente, con todos los amigos y compañeros del instituto donde trabajaba nuestra madre y, por supuesto, con Manuel María y Saleta, en aquella casa de la Plaza de España número 19 de Monforte de Lemos, donde la creatividad podía alcanzar todas las escalas y formas, los juguetes podían ser máquinas de escribir o magnetófonos  y todo el mundo podía reclamar para sí la condición de niño”.