Inicio / Patrimonio y Cultura / Conferencias / Real Asociación Amigos del Museo Reina Sofía / Conferencia Félix de Azúa

Agenda


BUSCAR

FILTRAR

ÁREA
ACTIVIDAD
LUGAR
FECHA

CALENDARIO

La actividad de la Fundación Barrié a mes o semana vista


SUSCRIPCIÓN AL NEWSLETTER

Reciba en su correo toda la actualidad de la Fundación Barrié

Suscribirse


Conferencia: "Crash: el sacrificio mecánico. De Warhol a Cronenberg"

Félix de Azúa

Miguel Ángel Merodio

Jueves 10 de Mayo de 2018

20:00

Sede A Coruña

Hasta completar aforo

Abierto al público

Félix de Azúa
Doctor en Filosofía y catedrático jubilado de Estética
Título: Crash: el sacrificio mecánico. De Warhol a Cronenberg

Resumen: Como el título mismo de este ciclo anuncia, trataremos una práctica sacrificial interesante, aunque poco transitada, la de los miles de muertos que acaban su vida en el altar mecánico de un automóvil. Si seguimos a Girard en su célebre ensayo, todas estas muertes han de obedecer a una divinidad, tras la que se oculta la extrema violencia de la vida social, con el fin de borrarla de la experiencia cotidiana. Y, en efecto, así como nuestra sociedad tiene un horror pánico a la violencia de género, por ejemplo, a nadie preocupa la violencia mecánica. Los sacrificios mecánicos, por tanto, cumplen su propósito.
 
¿Cuál es la divinidad tras la que se esconde la carnicería? Tanto Agustín García Calvo como Rafael Sánchez Ferlosio trataron en diversas ocasiones esta cuestión. Para ambos, la divinidad escondida no era otra que el Progreso, un dios que sigue estando oculto tras las innumerables medidas de mejoramiento que producen las sociedades llamadas “avanzadas”. Como todos los dioses, el Progreso tiene sus propias representaciones artísticas, pero veremos tan solo las que se dedican a sus víctimas sacrificiales mecánicas. Artistas como Warhol o Vostell han dedicado parte de su obra al sacrificio mecánico, pero muchos otros artistas rinden un homenaje religioso al sacrificio mecánico similar al que el arte cristiano rendía al sacrificio de Jesús en la cruz y a los sucesivos mártires.
 
No solo la pintura, también la literatura y el cine han dado forma artística al sacrificio mecánico. Un ejemplo notorio es la novela Crash de J.G. Ballard, llevada luego al cine por David Cronenberg en una cinta casi mística. Sin embargo, ninguna de estas producciones es consciente de practicar un culto religioso. Intentaremos averiguar la razón. O la sinrazón.






PRÓXIMOS EVENTOS